martes, 11 de octubre de 2011

Pequeño poema sumiso

Anhelo perderme en la voz y las manos esquivas de caricias inexistentes, y ser transportada en sueños reales a paraísos dantescos donde conoceré el dolor, la humillación y el gozo de ser vaciada de espíritu y voluntad, para así poder renacer a la conciencia mágica de saberme viva.

Deseo que seas mi instrumento y en mi éxtasis encuentres el tuyo, la plenitud de haber comido del árbol del bien y del mal y saberte mi dios todopoderoso y cruel, mi AMO.

Seremos dos soledades desconocidas en los jardines del bosco representando todas las comedias y tragedias que la humanidad ha concebido.

Seremos uno en un instante.


Sept 2011

No hay comentarios:

Publicar un comentario