domingo, 23 de octubre de 2011

El equilibrio del conocimiento mutuo

Me encuentro en la tesitura de tenerme que poner a buscar Amo, ese Amo atento, inteligente y sobre todo compatible para una relación D/s equilibrada con el que sueño, y tengo por delante un largo y tortuoso camino.


Acudo a las salas de chat especializadas. La primera aproximación es fácil, en 10 minutos se tienen entre 10 a 20 solicitudes de privados, y empiezan los descartes. En mi caso, y por si a alguno le sirve de guía, cierro inmediatamente las ventanas de los nicks sugerentemente espantosos, tipo “Amopollón”, Sádicoimplacable” y similares. Luego, los que inician la conversación de forma soez y maleducada antes de decir ni buenas tardes, del tipo “te gusta que te enculen hasta el fondo, perra?” Podrá gustarme, pero no son maneras, digo. Después toca comenzar las presentaciones: edad, de donde… Ahí caen los que van de prepotentes de primera instancia, y pobrecitos, también los demasiado jóvenes. A menos que la conversación sea especialmente amena e interesante (que se ha dado el caso), también despido con educación a los demasiado lejos, porque conozco los problemas de las relaciones a distancia. Si ha habido suerte, todavía queda alguna ventana abierta, alguien educado, amable, ameno, maduro (y próximo). Se admiten las posibilidades mutuas, se agrega al msn, y se empieza a profundizar en la compatibilidad para ver si puede derivar en una relación D/s estable.


Aquí comienza el problema que llamo de equilibrio del conocimiento mutuo. Normalmente en mi experiencia, al llegar a este punto de la conversación, se han ido asumiendo los respectivos roles como tanteo de la posible relación. La sumisa ha empezado a tratar al Dominante de “usted”, y espera que sea él quien dirija la conversación, como esperará que sea quien asuma la responsabilidad de lo que ocurrirá en las sesiones posteriormente. El Dominante pregunta, la sumisa responde. El Dominante debe hacerse una idea de los gustos y necesidades de su sumisa, para evaluar si es una sumisa conveniente para él o podría llegar a serlo. Interrogatorio completo. Descripción física. Descripción de experiencia… La sumisa explica sus sentimientos sus gustos, sus límites… Pocas veces el Amo explica nada, o explica únicamente actuaciones puntuales para que la sumisa entienda que la podrá complacer. Por ejemplo, si le digo que me gustan los azotes, me dirá que me va a dejar el culo rojo. Yo como sumisa asumo que le gusta dar azotes, pero la visión que se obtiene de las preferencias del Amo suele ser bastante limitada. Tampoco la sumisa pregunta mucho en esta fase, inmersa en su rol, en el convencimiento de que ella desea satisfacer los deseos de su Amo, sean los que sean, ya llegará el caso de enterarse. Y ¿qué ocurre si, por ejemplo, los gustos del Dominante son completamente fuera de límites de la sumisa, o viceversa? Se consensuarán, pero nunca se satisfarán completamente las necesidades mutuas, y la relación será frustrante para uno de los dos.


El Amo solicita relatos, fotos, fantasías, cosas que lo ayuden a entender, mientras que la sumisa tiene que ir adivinando los gustos del Dominante en función de las preguntas, con un nivel de fiabilidad escaso. Probablemente el Amo tenga un archivo lleno de fotos y redacciones de la sumisa, y ésta no le haya visto ni el color de los ojos. El Amo ha preguntado por los sentimientos de la sumisa en las primeras tareas, que ha experimentado, cómo se ha sentido… mientras que la sumisa (siempre hablo de mi experiencia), se ha quedado tan a gusto y pagada de sí misma pensando que ha hecho lo que le han pedido y que eso es suficiente.


He llegado a la conclusión, de que antes de seguir avanzando, es necesario que el conocimiento de uno y de otro esté equilibrado, más vale perder el tiempo en esta etapa que después, cuando se formalice la relación y después de los primeros encuentros se dé cuenta, cualquiera de los dos, de que el otro no era el complemento esperado.


Desde este purgatorio de la razón pura (no digo que la tenga, sino que intento usarla), considero fundamental, que al mismo tiempo que el Amo profundiza en el conocimiento de su sumisa, ésta lo haga en el de Él. Creo que en estas primeras fases deberíamos ser menos falsas sumisas y más curiosas, en lugar de ofrecer una entrega incondicional de primera instancia, que nos deja a nosotras medio-colgadas y a Ellos agobiados.


Comprender las claves de su placer en la dominación, sus gustos en las prácticas, y sobre todo, comprender sus sentimientos, es el camino adecuado para poder encontrar la persona con la que la satisfacción de la relación D/s sea mutua y equilibrada.


En conclusión, he decidido armarme de paciencia.


7 comentarios:

  1. Hemos charlado en #mazmorra y leer luego esta entrada me ha resultado delicioso. Ya ves: nunca me entero de nada y lamentablemente no puedo presentar mi candidatura! Seguro que encontrarás lo que necesitas aunque, si me permites una opinión, las cosas importantes suelen llegar de forma imprevisible, sin respetar nuestros planes. Un beso. GeorgesBataille

    ResponderEliminar
  2. Supongo que sí, Sr. Bataille, deberé ser paciente, pero como dicen que dijo Picasso, "que me encuentre trabajando"
    Gracias por la visita.

    ResponderEliminar
  3. La paz/ciencia es una gran virtud en una sumisa.

    besos y gracias por seguir mi blog !!!!
    lilith {T}

    ResponderEliminar
  4. Sí, lilith{T}, virtud a trabajar duro en mi caso. Besos.

    ResponderEliminar
  5. Antes que nada, gracias por pasar por mi silla y dejarme tus palabras, curioso como cada uno hace su camino...yo nunca me metí en los chat jeje, y nunca busque o me plantee la búsqueda de un Amo....se propria decir que mi Dueño me encontró por otros lados jeje y antes de aceptar ser su sumisa bueno ya le conocía hasta el alma je cosas que pasan jeje, Paciencia si mucha paciencia y ya vas a ver que a veces sin buscar aparece , besitos

    ResponderEliminar
  6. Lorena{AD, gracias por devolverme la visita.
    Supongo que tu Amo es tu iniciador, ¡enhorabuena!
    Yo estoy en la que estoy. Agradezco todas las palabras de apoyo.

    ResponderEliminar